viernes, 23 de marzo de 2012

El placer de leer

Tenía ganas de crear una entrada dedicada a los libros que vuestros hijos, vuestras hijas leen. Sé que muchos lo hacen con mucha ilusión, otros un poco obligados. Iba a escribir "no nos preocupemos", pero no, quizás lo mejor sería "ocupemosnos, sin preocuparnos" El camino que lleva a crear lectores, como bien dice El Principito, no es una línea recta, esa que no lleva a ninguna parte. El proceso es algo más complejo. Es un tópico echar las culpas a la televisión, es verdad que los medios de comunicación influyen y mucho, pero también, creo, queda un huequecito para que intervengamos. Pienso que muchos niños y niñas de mi generación empezamos a leer porque NOS ABURRIAMOS. Me explico, en un pueblo, en mi época, había pocos alicientes amén de salir a jugar en la calle. Pero  las tarde, las vacaciones, en especial los veranos eran largos, muuuy largos y había tiempo para todo, incluso para aburrirse. En fin, no es que sea la explicación, sería muy simple, pero creo que algo de eso hay. Estamos criando niños un poco estresados, niños con agenda para todo, con horarios exhaustivos repletos de actividades y rodeados de maquinitas que les transportan a mundos imaginarios.  Está muy bien, está genial, que aprendan música, que bailen, que hagan deporte, que vayan y vengan entretenidos, pero yo creo que les falta tiempo para crear, para inventar, para aburrirse, en el buen sentido lo digo. Del aburrimiento pueden nacer cosas interesantes, igual que dicen que del caos surgío esta complejidad que llamamos Universo (si habéis aguantado hasta aquí la parrafada, gracias, sois pacientes) Pues os decía, tenía ganas de dedicar una entrada a los libros que están leyendo vuestros hijos e hijas porque cuando leo lo que escriben y, sobretodo, cuando observo los dibujos que hacen -solos, o con vuestra ayuda-, me enternece pensar que poco, mucho, pero algo estamos haciendo en favor de la lectura y de los futuros lectores. Paciencia. No les hagamos ver que la lectura es una tarea escolar, por favor, la lectura es un placer, puede llegar a ser una estupenda necesidad.