jueves, 6 de junio de 2013

El bosque encantado, un juego sobre las emociones

Aprender a gestionar las emociones es una tarea que nos planteamos padres y profesores en muchos momentos. 
"Corazones y no solo cabezas en la escuela" era el lema de una corriente pedagógica que defendía la importancia, no sólo de la trasmisión de conceptos, sino también y, fundamentalmente, de aprender a sentir y canalizar nuestras emociones.
He encontrado, -buscando otro recurso, por cierto, el azar es no sólo imprevisible, sino estupendo- en el que, a través del juego (1 o varios jugadores) se van superando pruebas en un tablero de juego. 
Cada prueba supone responder a una situación que plantean a los niños seres imaginarios que viven en un bosque. 
Si os apetece probar el juego, solo tenéis que marcar sobre la imagen. 




Ah, muy importante, una vez que has entrado en el tablero, para mover la "piedra mágica, tendrás que marcar sobre esta imagen: